¿Cómo podemos ayudar a las personas con movilidad reducida?

Lo primero que debemos hacer es concienciarnos en facilitarle la vida diaria a la persona con movilidad reducida. Y lo segundo y muy importante, ser paciente y comprensivo.

– Tendrás que mantener un estricto orden en casa. Nada de objetos por el suelo como alfombras, superficies resbaladizas, cables, etc. Evitar las caídas es una prioridad.
– Es muy recomendable que la persona afectada siempre tenga a mano un dispositivo sencillo con el que se pueda comunicar con un familiar o con un médico en caso de emergencia (teléfono móvil, botón del pánico, etc.).
– Sustituir escaleras por ascensores y/o rampas. Una forma muy segura de prevenir accidentes peligrosos y también de que no realicen esfuerzos innecesarios.
– Habilitar el baño y la cocina para facilitarles su uso. Bajar la altura de algunas superficies, optar por un plato de ducha en lugar de bañera, añadir interruptores a su alcance, etc.